INTRO

Sentirte bien contigo mismo … es como volver a nacer.

De seguro en este momento ya tienes en mente cómo te quieres ver. Ni te preocupes, nosotros te ayudaremos a alcanzar esa meta que tanto estás buscando. No importa si estás empezando o ya eres todo un deportista, en  Cvfitness encontrarás la alternativa que se ajusta a tu evolución deportiva.

Cuando creamos nuestros productos, lo primero que pensamos es en ti y la forma en la que les puedas sacar más provecho. Es por esto que te hacemos una serie de recomendaciones pues una actividad aeróbica debe hacerse con su debido cuidado para que optimices la quema de grasa corporal y el fortalecimiento de tus músculos. Así, modelar y estilizar tu cuerpo será una actividad permanente en tu vida.

CAMINADORAS

Las caminadoras  son una gran manera de hacer ejercicio aeróbico, uno de los componentes clave de la actividad física regular que puede ayudarte a vivir una vida larga y saludable.

En esos días en los que no puedes caminar o correr al aire libre debido al calor, frío o lluvia, el ejercicio en la caminadora puede ofrecer los mismos beneficios y añadirle otro más, que es el de poder agregar entrenamientos específicos con diferentes inclinaciones y programas de intensidad variada.

Todo esto puedes lograr, sólo es que te lo propongas

  • Perder peso
  • Fortalecer tus huesos y músculos,
  • Aliviar la depresión y el estrés
  • Reducir el riesgo de diabetes, artritis, enfermedades del corazón, colesterol alto y presión arterial alta.

Acondiciona tu cuerpo antes y después de tu rutina.

Comienza con tu calentamiento.

Su función es preparar tu cuerpo para rendir perfectamente en el entrenamiento.

Durante 5 min. haz movimientos circulares y de elasticidad en pies, piernas, brazos, caderas, hombros y cuello:

- Estírate tocando la punta de tus pies: Párate con las rodillas juntas y piernas rectas. Estira las manos hacia el frente y ve inclinando tu cuerpo, sin doblar las piernas, hasta tocar los dedos de tus pies. Cuenta hasta 15 y enderézate de nuevo. Repítelo 3 veces.

- Siéntate con una pierna estirada al frente y la otra doblada a la mitad de tu muslo. Toca la punta de tus pies con la mano y cuenta hasta 15. Repítelo 3 veces, con cada pierna.

- Para estirar las pantorrillas y el tendón de Aquiles, ponte frente a una pared, da un paso hacia delante y coloca tus manos contra la pared. El pie de la pierna que dejaste atrás, debe estar plano en el suelo. Mueve tu cadera hacia la pared y cuenta hasta 15. Repítelo 3 veces por pierna.

-Estira los cuádriceps. Colócate al lado de una pared y posa tu mano sobre ella para guardar el equilibrio. Sube tu pie hasta tus glúteos y sostenlo con la mano tan pegado a ellos como puedas. Cuenta hasta 15 y repite 3 veces con cada pierna.

- Siéntate en el suelo y junta la planta de tus pies. Con tus manos jálalos hacia la ingle tanto como puedas. Sostenlo durante 15 segundos, suelta y repítelo 3 veces.

Inicia  tu rutina

Párate sobre la caminadora con la cabeza y la barbilla erguida y el pecho levantado. Puedes tocar los barandales para mantener el equilibrio, pero no los aferres.

Comienza con 15 o 20 minutos de una caminata normal o sea a 5 kilómetros por hora, y ve aumentado el tiempo y velocidad conforme vayas adquiriendo condición. Esto es, cada vez podrás caminar más rápido sin que te falte al aire.

Siempre camina a la velocidad que no pongas en riesgo tu salud, esto es, que no te lesiones. Cuida mantener el abdomen contraído, pisar desde el talón hasta la parte anterior de la planta del pie, y empuja hacia arriba con los dedos mientras llevas la otra pierna hacia delante.

Dobla ligeramente los brazos y muévelos en forma natural, respira por la nariz y exhala por la boca.

Puedes poner música de la que te guste bailar o escuchar, que lleve un ritmo de acuerdo a la velocidad en la que estás caminando, ya verás que te motivará más y no te aburrirás.

Aumenta gradualmente la velocidad. Debes de respirar un poco más fuerte, pero no tanto que no puedas sostener una conversación. Si necesitas sujetarte de los barandales, quizás estés trabajando demasiado. Según tu grado de condición física, camina a paso  constante  de 30 a 60 minutos.

Al final de tu rutina, disminuye lentamente la velocidad hasta que alcances un ritmo suave

Termina relajando y enfriando tu cuerpo.

Al término de tu rutina ajusta tu caminadora para tu caminata de enfriamiento y realiza los mismos ejercicios de estiramiento.

Esto te ayudará a poner tu cuerpo en sintonía con su ritmo habitual.