RECOMENDACIONES GENERALES
  • Siempre usa ropa deportiva para hacer ejercicio.
  • Usa calzado anti-impacto, estos tienen una suela anti-derrapante y acolchonada (trail-running).
  • Ejercita también tu forma de respirar, el ritmo debe ser constante pues el aporte de oxígeno no debe ser interrumpido.
  • Inhala por la nariz profundamente hasta que “infles” el área abdominal.
  • Aguanta la respiración un segundo, después exhala rápidamente por la boca y saca los restos de aire explosivamente.

Con estos consejos evitarás el famoso “dolor de caballo”.

  • Tener una posición correcta al ejercitarte, es trabajar adecuadamente tus músculos.
  • No importa qué nivel de entrenamiento estés desempeñando, la postura de tu cuerpo debe permanecer erecta: mantener la espalda recta ayuda a que enfoques el esfuerzo en tus piernas y glúteos. Por otra parte, el estar derecho te hace sacar el pecho y esto genera un refuerzo en la zona abdominal. Mover los brazos es importante para obtener un trabajo más completo en los músculos de la espalda y un balance adecuado.
  • Durante el entrenamiento se debe consumir al menos 500 ml. de agua. Tómala en pequeños sorbos, en tiempos espaciados de 5 minutos.